Ir a contenido
Técnicas para conseguir Squirting - CosmoErotic

Técnicas para conseguir Squirting

Squirting ¿Que todavía no sabes qué es el squirting?

Pues no sabes lo que te estás perdiendo. Aunque ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo para definir qué es exactamente, algo está claro, y es que es una liberación tremenda de placer. La teoría más arraigada es la que dice que esta expulsión de líquido es debida a la alteración de la hormona vasopresina, la cual es capaz de retener agua de los riñones. Esta, al sentir placer de manera continuada e intensa, es incapaz de retener por más tiempo ese líquido, expulsándolo de forma potente a través de la uretra.

Pero, ¿qué es exactamente el squirting?

Hay quien piensa que es orina, y están muy equivocados, a pesar de que es cierto que el líquido liberado está compuesto, en parte, por urea, también incluye otro tipo de componentes. Otras personas lo identifican como eyaculación femenina, y nada más lejos de la verdad, mientras que la polución de las mujeres es involuntaria, el squirt es una técnica provocada y voluntaria, no por ello fácil de conseguir, pero se puede llegar a alcanzar siguiendo una serie de técnicas que veremos a continuación.

Lo importante del squirting, al igual que de cualquier otro tipo de relación sexual, es disfrutar del camino y no frustrarse en conseguirlo, no es una meta a la que llegar, ¡diviértete durante el placentero recorrido!

Técnicas para provocar el Squirting

Al igual que con los orgasmos femeninos, cada mujer es un mundo y consigue llegar al placer de una forma distinta, por lo que no existe un manual específico que seguir para provocar un squirt.

Lo que vamos a mostraros a continuación son unos consejos que ayudarán a conseguirlo, pero como te decíamos antes, no te frustres, y disfruta también de los intentos fallidos, igualmente sentirás placer.

Antes de comenzar, es importante que tengas algo en cuenta, y es que al tratarse de una expulsión de líquido, es básico que te mantengas hidratada, tanto antes como después del squirting. Además, algo que aún no te habíamos comentado, es una técnica que se puede realizar tanto sola como acompañada, así que va dirigida a todas las personas con vagina.

Para poder disfrutar de una sesión de squirting lo primordial es estar relajada, si estás en pareja, comenzad con caricias, besos y estimulación por todo el cuerpo, para luego dar paso a los roces en la zona genital. La mejor postura para conseguir un squirt es tumbada boca arriba con las piernas ligeramente elevadas.

Una vez estés totalmente excitada, es hora de pasar a la acción e introducir los dedos en el interior de la vagina en busca del punto G.

Comienza con movimientos de delante hacia atrás, estimulando la zona, y variando de vez en cuando, realizando círculos o moviéndolos de lado a lado. Como en cualquier otra forma de estimulación, es conveniente que se empiece con movimientos suaves y aumentar de manera progresiva el ritmo.

Si comienzas a sentir ganas de ir al baño, estás en el camino adecuado, no pares y sigue así, estás a punto de alcanzar el squirting. Es probable que las primeras veces no sepas si has llegado o no, ya que el líquido expulsado no es tan exagerado como nos hacen creer, además, ten en cuenta que no vas a sentir la misma sensación que si tuvieses un orgasmo, si no que se trata de un placer más progresivo y duradero.

Como complemento a estas técnicas, puedes introducir el uso de juguetes eróticos o combinarlo con sexo oral, elevarás el placer a la enésima potencia. Y como ya te hemos repetido varias veces, la finalidad de toda relación sexual es disfrutar, así que investiga y goza también de las pruebas fallidas, lo importante siempre es sentir placer.

Artículo anterior Cómo combatir la rutina en pareja
Artículo siguiente Iniciación al BDSM